Buscar

Liderazgo al Estilo Reality Show


Somos mucho más permeables de lo que imaginamos, y por más “criterio formado” que creamos tener, si nos exponemos a malas prácticas de liderazgo es probable que adoptemos algunas de ellas sin siquiera darnos cuenta.


Hoy están de moda los Reality Show de gastronomía. Son, en alguna medida, expresión de nuestra sociedad, con algunos tintes exagerados para el show…


Reproduzco una escena, escogida al azar, de uno de estos programas:


Juez (con mirada de verdugo y voz intimidante): “¡Esta empanada está cruda hombre!”

Participante: “Para mi no está cruda”

Juez: “Yo te lo digo de mi lado, está cruda, punto”… “y seca también”… “me hace pensar que nunca comiste una empanada en tu vida” … “anda a comprar una empanada a la esquina y verás la diferencia”


Este diálogo incluso parece una conversación de niños comparado con otras escenas que podemos encontrar en las competencias televisadas.

Lamentablemente (aunque con un toque teatral) refleja la imagen que muchos se llevan de lo que puede ser un líder: una persona implacable, quien tiene “la verdad”, que no genera diálogo ni reflexión, sino que juzga y comunica su opinión con cierto aire de superioridad, “lo que yo pienso es lo que importa y haz lo que yo te digo que hagas”.


Este tipo de prácticas autoritarias, despóticas y poco empáticas, pueden permearse solapadamente en televidentes desprevenidos que tienen un equipo de gente a su cargo; ¡¡¡Peligro!!!, livianamente podrían catalogar estas conductas como si fuesen las virtudes de un líder efectivo.


La verdad es que este set de comportamientos en una jefatura solo genera colaboradores desapasionados, que al no contar con un jefe inspirador, “cumplen” con su trabajo con el esfuerzo mínimo y necesario, sin compromiso ni responsabilidad por los resultados (“el resultado no es mi responsabilidad, solo hago lo que me dice el jefe”).


¿Qué hacer?


Si buscas potenciar tus habilidades de liderazgo, busca referentes de líderes que inspiren, líderes que demuestren asertividad pero con inteligencia emocional en su comunicación, que tengan respeto por sus colaboradores, que sean capaces de reconocer los esfuerzos (no solo los logros) de su equipo, que tomen en cuenta la creatividad e iniciativa de sus colaboradores, que permitan el poder equivocarse (tomándolo como una oportunidad para generar reflexión y aprendizaje, en vez de culpar o recriminar).


Si has decidido ser serio en tu búsqueda para desarrollar habilidades de liderazgo pero no tienes referentes a mano, puedes buscar en libros y fuentes de información que te generen confianza (que compartan buenas prácticas basadas en investigación), inscríbete en un curso de liderazgo o consíguete un coach ejecutivo y pasa menos tiempo viendo reality shows…

25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo